Casa Lovera ante nuevos desafíos

Leido 150 veces

Vanina Grinóvero, Gerente de la firma y Bruno Acosta, empleado de la casa en declaraciones a Debate Abierto realizaron un resumen de la historia de este reconocido negocio de Cerrito y su zona.

"Siempre salimos de épocas de crisis", afirmó Grinóvero

“Siempre salimos de épocas de crisis”, afirmó Grinóvero

Grinóvero en dialogo con este portal habló sobre los 102 años de Casa Lovera. “En el año 1999 empecé como administrativa, lo mío siempre fue la administración y empecé a colaborar con el negocio, en aquel momento Orlando Lovera (ya fallecido), era viceintendente y había dicho que el negocio no se iba a dejar de lado, lo decidimos juntos que me hiciera cargo del comercio y él (Orlando) se iba a dedicar al municipio de Cerrito. Orlando padre y el tío (Mamerto) Lovera siempre estuvieron abiertos a la participación mía en el comercio, era la primera mujer que se incorporaba al negocio, siempre con mucho cariño y respeto, después lo que se fue transformando fue el negocio, se fue expandiendo en su superficie y los rubros también fueron cambiando”.

Asimismo comentó que “pasamos el 2000, después la crisis del campo en 2008, y hoy en día también es un momento difícil. Todas las crisis son distintas y no permiten una proyección, en este momento preocupan las tarifas de los servicios, por eso la gente se ajusta a su presupuesto, es una situación complicada pero con responsabilidad podemos seguir. Siempre salimos de épocas de crisis. Después de lo que nos pasó con la partida física de Orlando (padre) y de mi esposo Orlando, hay que seguir por su honor y las enseñanzas que nos dejaron, a veces se hace difícil pero Orlandito nos preparó para que sigamos adelante con firmeza. Con Héctor y Bruno Acosta conformamos desde hace años un gran grupo humano”, resaltó.

En tanto, Bruno Acosta, empleado de la casa comentó a Debate Abierto que “empecé repartiendo las plataformas de la Unión Vecinal cuando (Orlando) era candidato y de a poco fui empezando en el negocio, me siento uno más de la familia, el contacto con la gente es muy bueno, tenemos muchos rubros y todos los días tenes algo nuevo. Del tío (Mamerto) Lovera recuerdo poco, mientras que Orlando padre nos enseñó mucho, como ordenarte en el negocio y Orlando hijo nos manifestaba siempre como trabajar, principalmente en tratar que la gente se vaya conforme y que encuentre lo que busca en el negocio. Pienso que los hijos de Vanina y Orlando, la nueva generación de los “Lovera” continuarán con esta rica historia del comercio de Cerrito y su zona, porque principalmente a los dos mayores los veo con muchas ganas. Ojala que no se pierda esta tradición comercial en la localidad”. (Fuente: Debate Abierto)