“Sobre el reclamo de Buenos Aires por la Coparticipación “

Leido 16519 veces

*Por Julio Rodriguez Signes

Este año, la Provincia de Entre Ríos coparticipará a sus municipios $ 6359 millones de pesos; abonará remuneraciones  a sus docentes, policías, jubilados y a todo el personal del sector público por alrededor de $ 35.000 millones; invertirá en el funcionamiento de todo el Estado 3035 millones de pesos y pagará intereses de la deuda por 2259 millones. Estos son sus gastos corrientes. La pretensión de la Provincia de Buenos Aires de restarnos para ellos $ 3500 millones solo este año significaría restar  de alguno de estos gastos o de todos un poco. Si hubiera que restar de remuneraciones del personal, los entrerrianos tendríamos que ceder un mes de remuneraciones a la Provincia de Buenos Aires para su fondo del conourbano. Otro tanto ocurriría en 2018 y si nos condenaran a pagarles el retroactivo, tendríamos que cederles unos 18.000 millones. La mitad de las remuneraciones de la Administración Provincial de un año.

Julio Rodriguez Signes.

Desde 1992, la Provincia de Entre Ríos y todas las provincias argentinas, cedemos gran parte de los recursos coparticipables al Estado Nacional, para que este arregle sus cuentas. En eso han consistido los Pactos Fiscales que nacieron en la década de los 90 pero se extendieron hasta la actualidad. Nosotros cedemos desde hace 25 años el 20% del impuesto a las ganancias, el 11% del Iva y el 15% de la coparticipación primaria. Al cabo de todo este tiempo las provincias entraron en déficit fundamentalmente por esta razón.

La prensa nacional se empeña en “demostrar” que las provincias malgastan designando mas empleados públicos de los necesarios, o directamente porque existe una corrupción enquistada. Pero ocultan sistemáticamente los efectos nefastos de los pactos fiscales para las provincias. En realidad, si los Pactos Fiscales y las asignaciones específicas no existieran, Entre Ríos tendría un presupuesto equilibrado. No tendríamos ni déficit ni deuda.

Esta política de transferencia de recursos ha tenido consecuencias negativas para la calidad de vida. Existen varios trabajos sobre desarrollo humano elaborados por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo. Pero a miçí en particular me convence uno elaborado por un grupo de investigadores del CONICET que se titula “Geografía y Calidad de Vida en Argentina” y que publica la revista Ciencia Hoy.

http://cienciahoy.org.ar/2015/04/geografia-y-calidad-de-vida-en-la-argentina/

Si ingresan a esa página verán un elocuente mapa que sintetiza las diferencias de calidad de vida registradas en las 525 unidades administrativas en que se dividen las provincias argentinas (510 partidos o departamentos provinciales y 15 comunas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires). El norte argentino aparece como la región más castigada del país, y el sur y la región pampeana como las mas favorecidas. El departamento administrativo más rico del país es la comuna 2 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, mas conocida como la  Recoleta. El más pobre es  Ramón Lista, en Formosa.

Les puedo asegurar que los ciudadanos de Ramón Lista no producen menos que los de la Recoleta. La desigualdad es un tema pendiente en Argentina. Ojalá esta demanda que ha entablado Buenos Aires contra las 22 Provincias argentinas sirva para analizar, considerar y decidir todo el tema de la coparticipación y cumplir así con el artículo 75 de la Constitución Nacional, con el que estamos pendiente hace 21 años y realmente no quede en letra muerta y sirva para el desarrollo humano, como se promete.

*Fiscal de Estado de la Provincia de Ente Ríos.