En Campaña

Leido 48877 veces

*Por Luis Edgardo Jakimchuk

Luis Edgardo Jakimchuk

La ficción y la política del gobierno de Cambiemos caminan juntas, son compañeras de viaje y no se estorban. Es frecuente, nada inusual, es connatural a su gestión.

En su gira casi semanal por la provincia, el Ministro del Interior y Obras Públicas, Rogelio Frigerio, sostuvo que la gestión de Gustavo Bordet es: “pésima en salud y educación y,  agrego que  las obras públicas en la provincia es financiada en su totalidad por la Nación, por esta razón los entrerrianos seguirán apostando al cambio”.

Como la democracia es un régimen de opinión, la verdad cuenta sobre todo.  La verdad, en política, son los hechos y nada más que los hechos. No hay “verdades políticas”. En política hay que mentir bien y conseguir que haya siempre un punto de verdad que esconda la mentira.

Por lo general, el análisis comparativo en gestión pública, es una herramienta útil,  porque está cercana a la demonstración cuando  pretendemos resaltar lo positivo, o lo negativo de los elementos comparados. Examinemos estos tres aspectos cuestionados por el ministro para establecer relaciones.

Este es el panorama presupuestario de la Salud nacional

A poco más de un año y medio  de gestión de Cambiemos, el Ministerio de Salud, sufrió recortes de presupuesto,  vaciamientos de muchos  programas, sub ejecución, brusca disminución presupuestaria del área de enfermedades inmunoprevisibles y trasmisibles por vectores que son planes de prevención. Esto  ya se refleja  en los  indicadores de salud, los cuales, en muchos casos, mostraron un gran retroceso. Dicha decisión tuvo su impacto en la epidemia: según cifras del propio Ministerio de Salud, en 2016 hubo más de 40 mil casos confirmados y 73 mil sin confirmación, un crecimiento significativo respecto a años anteriores.

Se derogó el programa Argentina Sonríe. Vacío el Programa de Salud Sexual y Procreación Responsable. La reformulación del Plan Remediar, abrió el mercado a los privados. Vació  el  programa de lucha contra la tuberculosis son nacionales, e incluyen la distribución de cuatro medicamentos y no lo hace. Ante el faltante de la droga, muchas provincias fueron afectadas, y entre ella Entre Ríos que debe  adquirir  por fuera del plan de alcance nacional para poder autoabastecerse. Ni hablemos de los programas con presupuestos recortados que abarcan una diversidad de áreas del sistema de salud y una cobertura amplia con relación a la distribución de medicamentos, investigación, y fortalecimiento de la atención, promoción y prevención.

Datos  de la Secretaría de Hacienda de la Nación nos  permiten observar que a diciembre del  2016,  la ejecución presupuestaria  en  Salud sólo se había usado el 84% del monto total establecido en el Presupuesto, o sea, se  prescindió  casi $7.400 millones, pese a que los hospitales y centros de salud no tienen partidas para cubrir faltantes de  insumos básicos para atender a sus pacientes. Esto demuestra cabalmente el desprecio del gobierno  por la salud del pueblo.

Según un informe del Centro de Estudios para el Desarrollo Nacional Atenea, para este  año en términos presupuestarios tomando las partidas destinadas a la administración nacional de Salud, la variación en términos nominales supone un aumento del 4,9% en relación al 2016. Sin embargo, si se tiene en cuenta la inflación estimada para 2017  (17,5 por el Banco Central, que va a ser mucho más), la partida presupuestaria disminuye notoriamente en términos reales.

Este es el panorama presupuestario en la provincia de Entre Ríos

Desde el año 2012,  los presupuestos en materia de Salud se vienen incrementando por encima de los niveles de inflación.  La gestión de Bordet, el año pasado incremento el presupuesto en  un 51,5%; $ 1.060.747.211.

Para este año 2017 está previsto en el presupuesto más del 40% que el año pasado. En lo que va del 2017, se lleva ejecutado $ 1.461.536.797

Es importante remarcar que la provincia tiene que hacer frente a medicamentos y otros bienes  que responden a planes de alcance nacional. Los medicamentos para el gobierno peronista de Bordet  son un bien social al cual todos los ciudadanos deben tener acceso,  mientras que para la Nación parece ser una moneda de cambio, un negocio, no un derecho.

Es muy cierto que se necesita muchísimos más recursos en nuestros hospitales para hacer frente a las miles de personas que  perdieron su trabajo se quedaron sin cobertura  y acuden al hospital público. Hay una enorme pérdida de calidad de vida que impacta en la salud de la población y hay un deterioro muy grande de los efectores de salud que tienen que dar cuenta de esa problemática que cada vez genera más enfermedad. ¿Qué interesante sería, que en campaña, Frigerio explique,  si esta  apuesta a  la deshumanización de la salud procura ser el  futuro de felicidad propuesto por Macri?

El panorama en educación de la nación

Lo primero que hay que decir,  es que se destina el doble de recursos para el pago de los servicios  de la deuda que para educación. La asignación de recurso para Educación con respecto al gasto público total bajó un punto comparado con el año anterior. Esto está dentro del esquema del gobierno,  un proceso de debilitamiento progresivo de programas educativos. Desprofesionaliza la docencia a partir de propuestas como el “voluntariado docente”. Suejecuciones presupuestarias a la manera del menemismo de los 90. La  gestión de Cambiemos NO  ejecutó la totalidad del presupuesto  previsto en el 2016, que era  $ 2.057 billones. Además,  casi 30% de los programas se ejecutaron un  70%.

El panorama de la provincia en educación

Desde el año 2012, todos los presupuestos para Educación,  se ejecutaron en un promedio del 30% más por año.  En el año 2015 se invirtió $ 1.728.924.773, en el año 2016 se incrementó a  $ 2.440.036.392 (más del 40%). Lo previsto  es te año es de $ 400.000.000 más.

Estos recursos destinados a la Salud y Educación,  vuelvo a remarcar,  se encuadran dentro de una  macroeconomía recesiva que descalabra la  economía de la provincia. La caída de la recaudación retrajo la masa de coparticipación que recibe, mientras que la caída de actividad redujo los recursos que se  cobran con impuestos provinciales.

Los recursos totales de origen nacional aumentaron un 30% para la provincia. Esto está muy por debajo de la inflación que fue de 41%. A pesar de La situación de las finanzas de la provincia se intenta hacer frente a las erogaciones.

“La totalidad de la obra pública en Entre Ríos actualmente es financiada por la Nación”

El engaño político de Frigerio quedan expuestos en este cuadro resumido que se desprende del Presupuesto  aprobado y como se financia. La Obra pública presupuestada en la provincia  es de $ 8.730.611.173

Financiada por:

Aportes nacionales $ 4.005.667.250

Los otros $ 4.734.943.923 es  financiado por: Recursos propios, Endeudamientos, Fondo Federal Solidario (soja), Ley 2473 Ganancias,  y recursos del  Tesoro provincial.

Al día de hoy, el ministerio del cual es responsable Rogelio Frigerio  sólo envió a la provincia  $ 621.590.722,( 15,5% )

En la actualidad política argentina,  los discursos  mediáticos se impone de manera abrumadora. Se busca permanentemente las estridencias.  Las  políticas públicas deben  apuntar  a que la gente  mejore su calidad de vida.  Al mismo tiempo, esa mejora  se resume en declaraciones. Las palabras importan porque instan realidades. Por eso tienen que ser  sensatas y sin mentiras.

(*) Ex diputado provincial por el Frente para la Victoria